Hyundai Argentina anunció una baja en los precios de sus modelos afectados por la primer escala del impuesto interno. Se trata de las versiones de Tucson, Santa Fe y Grand Santa Fe que hasta el 31 de diciembre tributaban la alícuota del 10% cuya tasa efectiva era del 11%. La incidencia real en el precio al público se estimaba en un 8% ya que el cálculo del impuesto se hace sobre precio al concesionario sin IVA y no se pagaba el IVA por el monto de ese impuesto interno.

 

Si bien dicha incidencia es del 8%, Hyundai bajó sus precios en dólares 9,7%  en promedio con la idea de aumentar el volumen de la marca y su participación en el competitivo segmento de los SUVs.

Ernesto Cavicchioli, CEO de Hyundai Motor Argentina consideró que: “A horas de la puesta en marcha de la reducción del impuesto interno anunciamos nuestra lista de enero 2018 con una baja significativa en nuestros precios sugeridos al público”.

“La eliminación de la primer escala de impuestos internos -agregó- es un paso importante en el camino hacia la normalización llevada a cabo por la actual administración. Gracias a estas medidas el mercado volvió a tener una oferta variada y hoy son los clientes los que tienen la posibilidad de elegir. Una posibilidad que había sido negada en los últimos años debido a múltiples trabas que oscurecieron el mercado interno”.

Cavicchioli explicó que “El impuesto interno, mal denominado vulgarmente por el relato oficial como ”impuesto al lujo” o la “alta gama” provocó saltos en las listas de precio, faltantes de versiones, menor presión competitiva a los segmentos inferiores y un perjuicio económico a los usuarios ya que debían pagar un sobreprecio en la adquisición y mayores gastos de patente y seguro. Muchos usuarios naturales de SUVs debieron pasar a pickups ya que estas no lo tributan cuando lo que realmente necesitaban no era un vehículo de trabajo sino de recreación”.

AutoEscaner es un medio independiente, que refleja la actualidad de la industria automotriz Argentina.